• Vanina Lourdes Jordan

Si "Conciencia" y "Ego" fueran hermanos

Actualizado: oct 10

¿Qué pasaría si te digo que te estás perdiendo la historia de tu vida por tu EGO?


En un cuento de niños explicándoles que es el Ego podría decir.


Había una vez un grupo de chiquitos jugando por el parque. Estaba “Amor”, un ser pequeño que siempre andaba con las mejillas sonrojadas cuando alguien lo miraba. Después estaba “Ternura” que siempre jugaba con “Amor” porque como “Amor” era bajito no llegaba a los lugares altos y “Ternura” siempre estaba ahí para ayudar a que llegue a donde “Amor” quería. Compañeros de ellos también eran “Soledad” una chica que jugaba siempre apartada de los demás, pero se acercaba al resto cuando se le ocurría un juego maravilloso y lo compartía con los otros. También estaba “Abrazo” con ellos. A“Abrazo” le costaba caminar y sus amigos lo llevaban cargando por todos lados mientras “Abrazo” les contaba chistes en ese andar juntos.


Ellos se divertían juntos, paseaban, merendaban, contaban historias, corrían y reían juntos.

Un día, vieron a un niño lejos, jugando en la plaza con su hermana más chiquita. El mayor era “Ego” y su hermana pequeña “Conciencia”. Los chicos siempre los veían que andaban juntos pero se daban cuenta que no se divertían. “Conciencia” siempre lloraba porque “Ego” le hacía algún movimiento brusco y le hacía doler alguna parte. “Ego” era mayor que “Conciencia” en edad, estatura, fortaleza… “Conciencia” no tenía chances, estaba al cuidado de “Ego”. “Ego” cuando “Conciencia” le decía quiero jugar con “Amor”, “Ternura”, cargar a upa a “Abrazo” y estar cerca de “Soledad” para ver que hace, “Ego” le decía… “Sos muy chiquita para jugar con ellos. “Amor” siempre anda con “Ternura”, ¿no ves que no llega a ningún lado por si mismo?… Vos sos chiquita no lo podes ayudar a “Amor”. “Soledad” prefiere estar sola que con vos ¡“Conciencia”!, es imposible que quiera jugar con vos. A “Abrazo” no lo vas a poder llevar a ningún lado… no tenés oportunidad de cargarlo.


“Ego” trataba siempre de explicarle. “Conciencia” los conocía de tanto verlos jugar en la plaza, escuchaba sus nombres a lo lejos, los veía divertirse, ayudarse entre sí. “Conciencia” no sabía que podía hacer entre ellos, ni cómo divertirse, o cómo ayudarlos, sólo sabía que quería estar ahí, con ellos.


“Ego” siempre retuvo a “Conciencia” lejos de ellos. Pero un día “Ego” tuvo algo más importante que hacer que acompañar a su hermanita a la plaza y “Conciencia” fue acompañada por “Acción” su hermana más grande que nunca llevaba a “Conciencia” a la plaza porque ”Acción siempre estaba haciendo cosas de adultos y pensaba que “Conciencia” se iba aburrir con ella. Habia muchas cosas que “Conciencia” hacía que “Acción” no las entendía, pero admiraba todo lo que podía lograr, siendo que ella era tan chiquita y no lograba nada. Ese día que “Ego” no la acompañó supo que podía ser su gran oportunidad… la oportunidad de jugar con sus amigos lejanos. Amigos porque ella de lejos los veía tan felices. Se imaginaba cómo sería jugar con ellos algún día.


“Acción” le pregunto a “Conciencia” ¿qué puedo hacer para que seas feliz? Como nunca vine con vos acá, no sé que te gusta hacer, ni a qué jugás…

“Conciencia” le dijo a “Acción” su más grande sueño y también le contó que “Ego” nunca pero nunca la deja ser feliz aunque sean los dos chiquitos…no se divierte con él.


“Acción” le explicó que “Ego” en verdad tiene a su amigo imaginario “Miedo” que es mejor jugar con él que quedarse solo, aburrirse, no poder hacer amigos nuevos y que por eso no la deja ir a jugar con los demás… “Accion” le dijo que si bien “Ego” es mas grande igual tiene un “Miedo” más grande que él, y que aunque "Ego" sea mayor a ella, ella tiene derecho de ir a jugar con quien quiera.

“Acción” le prometió a “Conciencia” acompañarlos de ahora en más a “Ego” y a ella, a la plaza, así “Conciencia” podría ser feliz jugando, aprendiendo a jugar con los demás, viendo cómo ayudarse mutuamente y divertirse… “Ego” ya no impediría nunca más a “Conciencia” ser feliz.

“Ego” algunas veces tendría que jugar solo para enfrentarse a su “Miedo”, mientras que algunas veces podía jugar con “Acción” para aprender a divertirse aun teniendo “Miedo”. Otras veces se subiría “Conciencia” en “Acción” para llegar a lugares altos y también la acompañaría a “Conciencia” hasta que crezca, se haga fuerte, y se anime a jugar con “Amor”, “Ternura”, “Abrazo” y “Soledad” sin sentir que es chiquita junto a ellos.


Cuenta la historia que un día “Ego” vio jugando a “Conciencia” a lo lejos, era tan lindo ver a “Amor” con “Conciencia” jugando a las escondidas, ambos brillaban tanto que siempre se encontraban por mas chiquitos que fueran.

“Abrazo” con “Conciencia” no se podían llevar, ni ayudar mutuamente pero si se quedaban abrazados en el lugar sin moverse se contaban historias al oído y se reían siempre, a veces lloraban hasta que se les pasaban los dolores porque aunque no podían ir a ningún lado, estaban juntos.

“Ternura” y “Conciencia” conseguían lo que querían porque “Conciencia” era tan liviana que si “Ternura” la tiraba para arriba, “Conciencia” podía volar como un pájaro y ver todo el paisaje.

“Soledad” y “Conciencia” aprendieron a conocerse, observándose. “Soledad” no hablaba con “Conciencia” pero “Conciencia” la observaba, aprendió a ver qué le pasaba a “Soledad” y antes que nadie sabía de qué se trataban los juegos que inventaba “Soledad” porque la veía en cada movimiento. Cuando “Soledad” salía a explicar el juego “Conciencia” ya lo sabía antes que nadie y se los explicaba a los demás con total claridad. “Soledad” como no hablaba tanto le era difícil comunicarse. “Conciencia” era su voz, con claridad y simpleza.


Así “Conciencia” se hizo fiel amiga de todos y supo acompañar a cada uno.


“Conciencia” y todos los demás crecieron.


Cuándo “Conciencia” se hizo fuerte, y más segura de sí misma llevó de la mano a “Ego” para mostrarle cómo era jugar con los demás. Le dijo que no había que tener “Miedo” a quedarse solo, "siempre podemos jugar con alguien, pero para divertirnos tenemos que aprender que aunque a todos nos cuesta algo, si somos amigos podemos encontrar la forma de ayudarnos para divertirnos. Solo hay que animarse a acercarnos a ver el juego de los demás."


“Ego” jugaba con “Miedo”, “Miedo” era su amigo invisible, a quien él le hablaba y con quien se divertía. Un día todos fueron a jugar a la casita de un árbol. “Ego” quiso probar que fuerte y ágil era… “Amor” no podía llegar tan alto como él. Siempre necesitaba que alguien le haga piecito… “Abrazo” era imposible que suba con alguien que no es fuerte… “Soledad” no tenía ganas de subirse…”Ternura” si no iba con “Amor” no va a ningún lado. “Ego” subió, llegó alto, y ahí arriba vio que “Miedo” estaba con él. No podía creer que alguien más pudiera llegar tan alto. Se asustó cuando lo vió, y “Ego” cayó. Por supuesto se lastimó, tuvo que ser atendido para sanar de todo lo que se había roto.


En el hospital los amigos fueron a acompañarlo dia y noche. “Conciencia” y “Acción” sabían que un día pasaría pero no creían que podía ser tan grave… Le explicaron a “Ego” que donde él vaya si seguía jugando con “Miedo” le podían pasar estas cosas. “Ego” tendría que dejar ir a “Miedo” y empezar a jugar con amigos de verdad.

Así fue como “Ego” tomó las palabras de “Conciencia” pequeñas pero sabías y le hizo caso a “Acción”. “Ego” confesó que no quería jugar con “Miedo” porque no le divertía asustarse siempre.


“Ego” un dia sanó y decidió que hasta que aprenda a andar sin “Miedo”, queria jugar con “Conciencia y con “Accion” que eran quienes más lo conocían, y un dia cuando se animara a jugar con los demás, lo iba a intentar.


“Ego” se empezó a juntar con unas chicas nuevas, “Valentía”, “Audacia” y “Confianza”. Ellas lo ayudaron un tiempo a jugar nuevos juegos. Luego de un tiempo “Ego” se olvidó de “Miedo”, cambió de nombre, sus amigos nuevos lo llamaban “Eterno”, porque él siempre estaba en todos lados, siempre siempre. Uno miraba para un lado y “Eterno” llegaba primero, cuando había que hacer una tarea, él ya la tenía lista, terminada.



“Eterno” era inmenso, ¡realmente! y con “Conciencia” empezaron a hacer cosas que todo el mundo creía imposible. “Conciencia” sabía entrar a lugares pequeños, lugares ocultos que solo ella veía. “Acción” siempre los acompañaba, por las dudas… para que siempre vuelvan a casa a descansar y a recordarles que al día siguiente podrán seguir llegando a nuevos lugares.


Demás está decirles que una vez que “Eterno” aprendió a jugar con “Conciencia”, se hizo amigo de todos los demás, que ya los conocían muy bien.


“Amor Eterno”, una dupla hermosa. Verlos andar por la vida, que honor.

“Abrazo Eterno”, ese instante poderoso que te lleva a recorrer el mundo sin moverte del lugar.

“Soledad y Eterno”, un momento de encuentro de ellos hacia la creatividad multiplicarse.

“Ternura y Eterno”, compartían la mirada, se encandilaban mutuamente.

“Conciencia en Acción con Eterno”, nadie los olvidaría jamás.


FIN



Cuando ando Eterna, invento cuentos para el corazón.

Espero que encuentren su cualidad Esencial y jueguen con los demás aprendiendo cómo es compartir con otros!


  • Facebook - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Blogger - Gris Círculo

CAPACITACIONES

Eneagrama

Desarrollo personal

Alimentación y bienestar

Paz y Unidad

(Embajada de Paz)

BLOG

Videos

Notas

Podcast

Radio online

© Copyright 2020 por Grupo Conscientia

ARGENTINA