• Conciencia en Acción

Mas allá de lo obvio

Lucía Inserra y Eduardo Maurizio hablaron sobre como, a través de los tiempos, se confirman los grandes ciclos planetarios que estamos atravesando. Desde la época de la Atlántida es que se afirma que un gran ciclo va a terminar. Te sugerimos leer la nota y ver el video, para así mirar “más allá de lo obvio”.


Transcripción por Silvina Gomez y Estefania Carro Bianchi


Estamos viviendo una situación diferente. Mas allá de cuidarnos, para estar bien como humanidad, hay algunas cosas más que podemos mirar y analizar. En este estado de conciencia no hemos vivido una experiencia similar.

Si salimos un poco de lo obvio, de la mirada del temor, del miedo, de la cuarentena, podemos ver que todo esto nos está llevando al Salón de los Espejos. 


Eduardo, gran conocedor de la cultura Maya, nos explica que en 2012 entramos en un fin de ciclo que duro 13 mil años. A ese periodo lo llamaban de oscuridad. Se decía que luego la tierra entraría en una nueva frecuencia vibratoria, con un nuevo periodo de iluminación de mil años que los Mayas llamaban Katun. Es ese lapso de tiempo en el cual nos encontraríamos ahora, lo denominaron “el salón de los espejos”. 


Para ser mas específicos podemos decir que ese Salón se iba a dar cuando se presentara una conjunción planetaria, a principios del mes de abril, más exactamente el 4/04 que es cuando se abrió el portal 4 4 4, el mundo entero se puso en meditación para recibir el portal de luz que rozaba la era de acuario y rozaba una alineación planetaria entre Júpiter y Plutón, que no se daba desde hacia 13000 años.


Entrar al salón de los espejos, significaba un tiempo en el que la humanidad iba a sentir en sus propios reflejos lo que había hecho con su vida y lo que había hecho con el planeta. Entrar en el Salón, implica enfrentarnos con nuestras sombras, con nuestros miedos más profundos, con lo que postergamos. Todo lo que guardamos, todo lo que dejamos de lado.

Cuando estás encerrado, cuando estas en cuarentena, cuando no tenés nada para hacer y lo único que podes hacer es Ser, te tenés que enfrentar a la fuerza en el Salón de los espejos.  Ahí tenés que ver qué pasa con vos mismo, que pasa con tus emociones, con tus temores. Este es un tiempo para mirarse, para meterse en uno, para ver de qué me sirve este encierro.


Eduardo nos trae una explicación clarísima sobre que significa la cuarentena.

La cuarentena fue histórica en todas las culturas.  Cuarentena es la unión de un 4 con un 0, el 4 es la formación de la realidad consciente, es lo concreto, la materia, los elementos, puntos cardinales. El 0 es la completud, lo infinito o el ciclo cerrado, es el tiempo que le permite a un ser a entrar en un estado diferente de conciencia. 

Podríamos decir que esta situación mandó a toda la humanidad a enfrentarse con sus demonios.


Entonces se presentan dos caminos: mirar hacia adentro y vivir con un estado de paz interior mas armónico. O seguir en la rueda del miedo, la noticia, la venta de la noticia.

Este es un momento de revisarnos, revisar nuestros acuerdos, nuestros miedos.  De que manera hago esto?

“Buscando la verdad las almas se juntan, decía Gurdieff.

Gurdieff tenia una gran técnica que es la “Observación de si”. Es generar un “Stop” para salirte de vos mismo y mirarte. Los Toltecas a esto lo llamaban el “acecho”. Acecharse es cada tanto parar y mirarte, como estan mis pensamientos, mis sentimientos. Es decir, no dejarte llevar por la inercia. 


Este es el momento en que tenemos que empezar a utilizar el acecho, la observación de sí, para poder empezar a transformarnos. Es simplemente buscar Ser. Y al hacer esta observación mirar cuáles son tus acuerdos, tus comportamientos, en que estoy atado. Mirando cuál es la domesticación de la sociedad, las creencias que tengo, que pienso que está bien y que pienso que está mal, todo lo que me está quitando la libertad interior, la libertad del espíritu. Es buscar nuestra libertad interior a través de cuestionarnos, de recapitular, de mirar.


Recapitular es también una técnica Tolteca junto con el acecho, la base de esto es que en cada cosa que hacemos dejamos nuestra energía. Entonces recapitular es mirar hacia atrás y con una determinada respiración empezar a borrar situaciones de la historia personal donde dejé energía y entonces recuperarla. Esto genera una reserva de energía mayor que permite a la conciencia tener mas fuerza. Recapitular lleva a volver a acumular toda esa energía.

¿Qué se viene después?

La radiación de fotones sobre la tierra, que provienen del sol, es cada vez mayor. Se dice que como consecuencia lo que se va a generar es un salto de conciencia a la quinta dimensión. Que se producirá en las personas que estén con una conciencia elevada y quienes estén con otra conciencia van a seguir de la misma manera.


Estamos entrando en un periodo de luz donde es necesario que haya mayor conciencia, dejar de estar aferrados al sobrevivir y darnos cuenta que somos seres de luz, seres espirituales viviendo una experiencia humana.


Hoy se está uniendo la ciencia con el espíritu, que es algo que los sumerios hablaban. A esta unión no accedemos con los sentidos sino con nuestra conciencia. Toda esta situación nos va llevando a elevar nuestra frecuencia vibratoria.


¿Cuál sería una llave para empezar a registrarme y a darme cuenta en qué frecuencia estoy y cómo generar esta relación cuántica en donde uno empieza a ser consciente de esto? 


En el salón de los espejos! Empezar a mirar por donde están pasando tus emociones, por donde están pasando tus sentimientos, empezar a observar las emociones de ira, celo, broncas, furia, de los pensamientos de miedo. Conectar con la solidaridad, con la compasión, con tu perdón. Todo lo que te lleve a vibraciones diferentes. El hecho de darte cuenta de tus emociones y tus pensamientos incrementa tu frecuencia vibratoria, no es tan complejo, es simplemente estar consiente en el aquí y ahora. En el hoy me estoy observando. Me observo y observo mis emociones y mis pensamientos y trato de actuar con coherencia. Pienso siento y actúa en la misma línea. Y fundamentalmente servicio y solidaridad hacia otros, es enorme la manera en que eso aumenta la frecuencia vibratoria. No es tan difícil, es simplemente parar y observarnos y actuar en consecuencia. Hasta que eso se haga un hábito. 


Hay que tener coraje para encontrarnos con las partes que no nos gustan de nosotros mismos y poder hacer este cambio. Es el encuentro con la sombra, con toda esa parte que no nos gusta pero que justamente la vemos reflejada en los otros, criticamos, juzgamos, nos molesta la actitud del otro, porque nos refleja la actitud nuestra que no queremos ver. La persona que te es totalmente indiferente no es espejo para vos. Pero el que te da bronca, te está mostrando sombras propias, entonces al verlas en el otro te enojas, culpas al otro y en realidad eso esta en vos.


También salir de esos dos grandes arquetipos del juez y la víctima nos permiten vibrar más alto. Es enorme la absorción energética que nos producen. Y revisar nuestro sistema de creencias, a que nos aferramos, es ahí donde deberíamos trabajar para aumentar nuestra frecuencia vibratoria y estar en sintonía a la época que se viene.


Estamos en una etapa de transición y a veces la etapa de transición es la más difícil.

El cambio ha ocurrido. El gran tema es la transformación que viene, implica un tiempo, el ida y vuelta, ver que un día estamos con la conciencia elevada y otro día no, que avanzamos y retrocedemos. Una de las peores cosas que tiene la transición es la incertidumbre.


El gran cambio es lograr integrar en nuestra conciencia el confiar en algo trascendente, eso que en la experiencia cotidiana nos olvidamos, porque nos dormimos. Pensar que somos seres divinos viviendo una experiencia humana. Y se hace con el acecho, con la conciencia, con el trabajo solidario. No es más que eso. Es el volver a unir con el ser superior. Es estar consiente, es sostener una no inercia, es difícil pero es el trabajo.

Para un mundo que ha cultivado la razón y se olvidó de la intuición, estos momentos son los que llevan a preguntarnos cómo hacer para escuchar menos a la mente parásita y sentir lo que viene del canal directo, el canal directo es la intuición. Empezar a sentir cada vez más esa intuición. 


Porque darle fuerza a la intuición es lo que nos permite eliminar la mente parásita. Entonces por ese camino es por donde vamos a lograr llegar a la mente consciente y luego a la supraconciente, eso no se logra por la razón de la mente pasasita. Que si bien es útil para algunas cosas la potencia está en la intuición, en el sentir, en lo que percibo, en lo que viene a través de la no razón. La intuición es hacia donde tenemos que ir.

El silencio, la humildad, y la audacia era la forma que tenían las almas grandes de conectarse con esa intuición.

Correr todas las capas de cebolla que haya que correr para descubrir la mente parasita y confiar en lo que tenemos dentro.


Para finalizar Lucia propone un saludo especial. Es un saludo de la lengua Aymara, de Bolivia.

Achocalla! – que significa “traspasa el umbral de lo desconocido”

¿No será que hay algo mejor más allá?.


Achocalla!


Te invitamos a ver la conferencia el Arte de Liderar nuestra vida, en la que te llevarás bases sólidas para el liderazgo personal, profesional y espiritual: https://www.uconciencia.org/liderazgo
  • Facebook - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Blogger - Gris Círculo

CAPACITACIONES

Eneagrama

Desarrollo personal

Alimentación y bienestar

Paz y Unidad

(Embajada de Paz)

© Copyright 2020 por Grupo Conscientia

ARGENTINA